BLOG

Hablemos de marketing, comunicación y ventas

Duelo empresarial

Comparte este artículo

En los últimos meses hemos visto cómo tristemente se van apagando los negocios, uno a uno van cerrando sus puertas, algunos en silencio han ido buscando la manera de sobrevivir y para muchos de ellos ha sido imposible sostenerlos.

Los primeros que se fueron son aquellos que estaban enfermos, ya sea por una administración inadecuada, apalancamiento con créditos, costos sumamente altos, impuestos pendientes de cubrir, falta de control en la operación, pero sobre todo la falta de clientes y una baja de ingreso enorme; cualquiera de esos motivos puede haber agravado la situación.

Si no nos afecta directamente lo vemos fríamente, pero la realidad es otra, pérdida de empleos, falta de ingresos y un enorme pesar al líder de este negocio que ha forjado con innumerables esfuerzos. La cultura de falta de apoyo y solidaridad nos atrapa, si vemos que a alguien le va bien empresarialmente siempre sale a relucir la descalificación, “le va bien porque tiene suerte, porque lo apoyan, es dinero ilegal, no es mérito propio, se lo heredaron”, entre otras muchas razones para descalificar el esfuerzo y la genialidad de emprender y mantener una fuente de ingreso y empleos. Pareciera que nos da gusto cuando a alguien le va mal y rematamos con un “te lo dije”, si adquiere un auto nuevo o un bien para su familia, lo vemos con signo de “no se lo merece”.

Pocos nos detenemos a pensar en lo que siente el empresario que ha dejado gran parte de su vida en ese negocio. El duelo que vive al ver que todo se esfuma conforme pasan los días, semanas, meses. Es toda una serie de etapas que a continuación les describo.

1. Etapa de la negación

Esta etapa es la primera con la que nos encontramos y vemos que nuestra empresa se salió de control y por más esfuerzo que hacemos vemos que no tiene solución y la muerte del negocio es eminente y sucede.

2. Etapa de la ira

En esta fase son característicos los sentimientos de rabia y resentimiento, así como la búsqueda de responsables o culpables. La ira aparece ante la frustración de que el cierre es irreversible, que no hay solución posible y se puede proyectar esa rabia hacia el entorno, incluidas otras personas allegadas.

3. Etapa de la negociación

En esta fase los empresarios acariciamos la idea de que se puede revertir o cambiar el hecho del cierre. Es común preguntarse qué habría pasado si hubiéramos hecho estrategias que habrían evitado el resultado final.

4. Etapa de la depresión

La tristeza profunda y la sensación de vacío son características de esta fase, encontramos un conjunto de emociones vinculadas a la tristeza, naturales ante la pérdida de la empresa.

5. Etapa de la aceptación

Una vez aceptada la pérdida, las personas en duelo aprendemos a convivir con el dolor emocional en un mundo en el que la empresa no está.

Dependiendo de la persona y su fortaleza este duelo es más corto o largo, algunos no pasan por todas las etapas, cada caso y situación es distinta, pero sobre todo no es fácil.

Es algo que el emprendedor o dueño del negocio en ocasiones debemos decidir hacia dónde va el barco llamado negocio, donde tantas personas están involucradas y dependen de las decisiones del que dirige el rumbo y que enfrenta tormentas tan grandes como las que vivimos hoy.

Hasta la próxima.


Comparte este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

¿Estás buscando posicionar tu producto y obtener resultados?

Escríbenos

Aguascalientes 204-B,
Hermosillo, Sonora, México.
C.P 83190

Scroll to Top
×
Secured By miniOrange